Protocolo Mantenimiento


    • Es imprescindible mantener saludable nuestro cuerpo. Con el paso del tiempo se producen alteraciones estructurales y, en consecuencia, déficit energético en el funcionamiento de la mitocondria -central eléctrica de la célula-, que conlleva una aceleración en los procesos de envejecimiento y deterioro orgánico. La función energética de la mitocondria es esencial en la activación de las células madre y, por ende, en la regeneración de tejidos y órganos. El mantenimiento saludable del organismo entraña un equilibrio energético perfecto, necesario para mantener el balance correcto entre el anabolismo -proceso metabólico de construcción- y catabolismo -proceso metabólico de reducción/oxidación y degradación-. El envejecimiento orgánico es un declive en la capacidad de regeneración. La regeneración es un proceso que subsana día a día los daños que sufren nuestros tejidos. Los efectos destructivos superan la compensación regeneradora. La desvitalización, la pérdida de vigor, el cansancio, el deterioro cutáneo, la fragilidad del cabello o de las uñas son un claro ejemplo que dibuja esta realidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información Vale | Más información